Consejos IML
Lifting sin cirugía

Efecto lifting sin cirugía: los mejores tratamientos

Certificado por Dra. Josefina Royo de la Torre

El efecto lifting sin cirugía es el resultado de una piel más firme sin pasar por quirófano, tanto en el rostro como en el cuerpo.

Aunque son resultados que no pretenden equipararse a los de un lifting quirúrgico, sí pueden conseguir un grado de tensado cutáneo o elevación de tejidos que puede resultar muy favorecedor y natural.

Si estás pensando en reafirmar la piel y los tejidos con tratamientos ambulatorios que no requieren baja médica ni recuperación, este artículo te interesa.

¿Qué es el lifting sin cirugía?

Lifting sin cirugía es el término con el que popularmente se denomina a un conjunto de técnicas de Medicina Estética que tienen como objetivo tensar la piel y elevar los tejidos.

Para que el tratamiento se considere lifting sin cirugía debe cumplir estos requisitos:

  • Sin necesidad de pasar por quirófano
  • Sin reposo ni periodo de recuperación
  • Que permita al paciente volver a su vida normal inmediatamente

¿Soy candidato ideal para el lifting sin cirugía?

Los candidatos ideales son los pacientes cuyo grado de flacidez de la piel y de los tejidos es leve a moderado, ya sea flacidez facial o corporal.

Los problemas estéticos más frecuentes que tratamos con técnicas de efecto lifting no quirúrgico son:

  • Piel flácida, apergaminada
  • Ceja caída de grado leve
  • Óvalo facial desdibujado
  • Falta de tono cutáneo
  • Flacidez corporal y celulitis flácida

En la consulta informativa, el médico valora el grado de laxitud, tanto de la piel como de los tejidos, para determinar si las técnicas de efecto lifting sin cirugía son las más adecuadas para el paciente.

El efecto lifting sin cirugía es el resultado que buscan los pacientes que o bien no tienen tiempo para la recuperación de un lifting convencional o bien la cirugía no está indicada. También es una opción interesante para los pacientes que desean prevenir la flacidez de la piel.

Un caso en el que estas técnicas no estarían indicadas sería, por ejemplo, en el tratamiento del SMAS muy descendido. El SMAS es una membrana que conecta todas las estructuras faciales, los músculos, la grasa… Si esta membrana ha perdido mucha tensión, suele ser necesario recurrir a un Lifting quirúrgico mínimamente invasivo.

¿Cuáles son los tratamientos de IML para un efecto lifting sin cirugía?

Los tratamientos disponibles en nuestra clínica de Madrid para obtener un efecto de tensado y elevación sin pasar por quirófano tienen un denominador común: la estimulación del colágeno y la elastina.

Estas fibras elásticas son las responsables de la firmeza de la piel. Por tanto, para conseguir el tensado cutáneo y la ligera elevación de los tejidos es necesario estimular la síntesis de fibras de colágeno.

Algunas de las técnicas de elección que pueden aplicar nuestros médicos para activar el colágeno son las siguientes:

  1. Morpheus8
  2. Activadores de colágeno inyectables
  3. Hilos tensores
  4. Radiofrecuencia tópica

1. Morpheus8

Morpheus8 es un sistema de Radiofrecuencia Fraccional Microneedling.

Consiste en la aplicación de micropins que penetran en la piel para entregar la energía hasta en las capas más profundas de la piel.

La energía de la radiofrecuencia produce 2 beneficios:

  1. Contracción de los tejidos
  2. Estimulación de la síntesis de colágeno y elastina

Dónde se puede aplicar: en cualquier zona facial y corporal. Además de tratar la flacidez, también mejora la celulitis de tipo flácida.

Sesiones: 3, espaciadas 2 ó 3 semanas.

2. Activadores de colágeno inyectables

Sustancias como el ácido poliláctico o la hidroxiapatita cálcica son el elemento principal de rellenos que tienen como objetivo estimular la generación de fibras colágenas y mejorar la calidad de la piel.

Uno de los activadores de colágeno inyectables que aplicamos en IML es Lanluma. Es un gel de ácido poliláctico que se infiltra para crear un efecto de relleno y de tensado de la piel.

Lanluma cuenta con fórmulas específicas para zonas faciales y para zonas corporales.

Dónde se puede aplicar: rostro y cuello. También en zonas corporales como el escote y los brazos, para mejorar la piel fina con tendencia a la flacidez.

En los glúteos produce una mejora de la proyección y de la calidad cutánea.

Sesiones: Una sesión.

3. Hilos tensores

Son unos filamentos compuestos de materiales como la polidioxanona, una sustancia totalmente compatible, reabsorbible y estéril.

Los hilos tensores se colocan bajo la piel para elevar ligeramente el tejido y estimular la producción de nuevas fibras de colágeno.

Dónde se puede aplicar: cejas, mejillas, óvalo facial, cuello… En el cuerpo, nuestros médicos estéticos suelen aplicarlos en brazos y muslos.

Sesiones: 1 sesión.

4. Radiofrecuencia tópica

La energía de la radiofrecuencia tópica produce un calentamiento controlado y preciso en distintas capas de la piel para favorecer la formación de nuevo colágeno y contraer los tejidos.

Según el grado de flacidez y de las preferencias del paciente, en IML podemos aplicar dos sistemas de radiofrecuencia tópica: Exilis Elite y Thermage.

Una de las principales diferencias entre estos dos sistemas de radiofrecuencia es la duración del tratamiento. El tratamiento con Exilis Elite consta de varias sesiones, frente a la sesión única de Thermage.

La radiofrecuencia es compatible con otras técnicas, como la infiltración de silicio orgánico, Ozonoterapia y Carboxiterapia.

Dónde se puede aplicar: rostro y cuerpo.

Sesiones: 4-6 para Exilis Elite. Una única sesión para Thermage.

Para saber cuál es el mejor tratamiento para ti, te recomendamos que reserves tu cita de valoración gratuita.

En ella, el médico estético estudiará tu grado de flacidez y otros problemas asociados, así como tus objetivos, para indicarte la técnica más adecuada en tu caso.

Reserva ahora tu consulta gratuita

    Comentar