Consejos IML
consejos carboxiterapia

Cuidados posteriores tras la carboxiterapia

Certificado por Responsable de Redacción de IML

La carboxiterapia es uno de los tratamientos más innovadores del momento al conseguir que los tejidos cutáneos se oxigenen y que mejoren su calidad mediante la introducción subcutánea de dióxido de carbono. Por lo general es necesario realizar entre 8-12 sesiones para obtener unos resultados visibles y eficaces.

Desde Instituto Médico Láser (IML) te damos algunos consejos y cuidados clave para conseguir una recuperación más rápida, cómoda y segura tras el tratamiento.

Consejos y cuidados tras carboxiterapia

Aunque tras un tratamiento de carboxiterapia se puede realizar vida normal, es altamente recomendable mantener un cierto reposo al menos durante dos horas tras la intervención. Y es que es importante tener en cuenta que aunque un tratamiento médico no nos deje dolor o molestia, si que es preciso y necesario mantener unos cuidados básicos. En cuanto a los alimentos, en principio no existen restricciones de alimentos aunque sí es recomendable comer con moderación.

Por otro lado, aunque el ejercicio intenso es mejor evitarlo, determinados ejercicios aeróbicos, aunque con moderación tras una sesión de carboxiterapia, son recomendables para favorecer el intercambio gaseoso. Tampoco está permitido el uso de saunas o masajes el mismo día del tratamiento. Es mejor evitar la exposición solar durante 24-48 horas tras la realización de la sesión. No se podrá nadar hasta pasadas 4 horas desde la sesión.

Es necesario tener en cuenta que tras una sesión de carboxiterapia podrás presentar un leve enrojecimiento en la zona que ha sido tratada. También es posible que aparezca una ligera hinchazón por el gas presente en la piel. Tras unas horas, tanto el enrojecimiento como la inflamación tienden a desaparecer.

Etapas y pasos del tratamiento de carboxiterapia

La carboxiterapia es un tratamiento estético que se compone de varias fases, etapas o pasos: 

  • En primer lugar, es necesario evaluar la piel antes del tratamiento con el fin de obtener información detallada de su salud y aspecto y valorar si la carboxiterapia es el tratamiento de elección o puede ser más interesante realizar ozonoterapia, mesoterapia o algún tratamiento con aparatología médica como Morpheus, que es nuestro gran aliado en el tratamiento de la celulitis.
  • Posteriormente se procede a la aplicación del tratamiento mediante la inoculación del dióxido de carbono en la dermis del paciente mediante micropunción.
  • Una vez el dióxido de carbono ha sido propagado bajo la piel, realizamos un masaje para homongenizar el reparto del dióxido de carbono por todo el área que deseamos tratar.
  • Finalmente la zona tratada obtiene un mejor aspecto, una mejor circulación y sin efectos inflamatorios. Como resultado se obtiene una piel más tersa, flexible y visualmente uniforme. 

Si estás pensando en someterte a un tratamiento de carboxiterapia o sigues con alguna duda sobre este tratamiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te atenderemos en la mayor brevedad posible para ofrecerte un tratamiento especialmente diseñado para tus necesidades.

Reserva ahora tu consulta gratuita

    nuestra recomendación
    Tratamiento de carboxiterapia

    Comentar