Consejos IML
masculinización facial

Motivos por los que definir tu rostro mediante masculinización facial

Certificado por Equipo de Redacción

Cada vez son más los hombres que deciden someterse a algún retoque estético. Aunque la belleza es algo muy subjetivo, hay determinados rasgos masculinos que suelen entenderse como atractivos. Y como muchos no los tienen por genética la medicina estética tiene la solución: la masculinización facial

Entre los rasgos que son considerados más seductores está el mentón y los pómulos marcados, la mandíbula bien definida o la nariz prominente. 

La masculinización facial se ha convertido en una de las técnicas más demandadas en la medicina estética, ¿descubrimos todo sobre ella?

¿Qué se conoce como masculinización facial?

La masculinización facial no es una técnica general, sino un conjunto de las mismas enfocada a marcar los rasgos masculinos, consiguiendo un rostro más anguloso y simétrico. 

Para conseguirlo hay que trabajar en los rasgos faciales del tercio medio e inferior, de modo que se consiga masculinizar el rostro. Tal y cómo hemos adelantado, el objetivo de esta técnica es conseguir un mentón marcado, unos pómulos bien definidos o una mandíbula que además de definida sea cuadrada. 

Así contado puede parecer una técnica complicada, pero nada más lejos de la realidad. Generalmente es una técnica mínimamente invasiva y ambulatoria, ya que se realiza con rellenos de ácido hialurónico. Aunque existen otras formas de masculinizar el rostro, en este post haremos hincapié en esta. 

Ten en cuenta que en caso de querer ir más allá, como por ejemplo marcando más la nariz, el paciente puede optar por someterse a una rinoplastia. Puedes conocer un poco más sobre la rinoplastia en hombres haciendo clic aquí.  Lo importante es acudir a una clínica de medicina estética de confianza y explicar al equipo médico el resultado que quieres conseguir. 

Masculiniza tu rostro con ácido hialurónico

El ácido hialurónico es uno de los tratamientos más efectivos y demandados del mercado. Esta sustancia está presente en numerosos tejidos de la piel y el cuerpo, actuando como responsable del buen estado de salud de cada persona. 

Su capacidad para retener agua lo convierten en una solución idónea para devolver la hidratación a la piel y corregir depresiones cutáneas u otros signos de la edad. 

Para la masculinización facial el ácido hialurónico empleado tiene diferentes grados de densidad, resiliencia y viscosidad según la zona del rostro donde se emplee. Esto hace que se pueda adaptar mejor y que el resultado sea mucho más óptimo.

Una de las cosas más importantes para someterse a este tratamiento es que el médico tiene que ser experto en la anatomía facial masculina, de ese modo podrá reconocer los rasgos que masculinizan el rostro de forma que favorezca al paciente. Así pues, el rostro masculino tiene que tener los ángulos mucho más marcados que el femenino, haciendo énfasis en la zonas que ya mencionamos anteriormente. 

En IML trabajaremos mano a mano contigo para hacer que la masculinización facial sea lo más natural posible teniendo en cuenta la armonía de tu rostro y tus necesidades. 

El punto “negativo” del ácido hialurónico es que es una solución temporal y necesita que cada determinado tiempo se repita el tratamiento. Pero tranquilo, no es algo que haya que hacer mes a mes sino una vez al año, todo dependiendo de cada persona, de su situación y de su capacidad para metabolizar el ácido hialurónico. 

¿Por qué debería definir mi rostro?

Someterse a un tratamiento estético es algo que puede dar algo de vértigo, por ello a continuación te explicaremos en detalle qué puedes conseguir con el ácido hialurónico. Masculinización facial, ¡allá vamos!

  • Pómulo marcado y anguloso. Se infiltra el ácido a nivel del arco cigomático, en el plano supraperióstico, de modo que quede un rostro con un aspecto mucho más anguloso. 
  • Mentón cuadrado, ancho y definido. El equipo médico diseñará el mentón con relleno de ácido hialurónico que sea homogéneo a tu rostro. Para ello se aumentará la porción posterior lateral de la zona externa de la mandíbula y otras zonas coetáneas para definir más la línea de la mandíbula. 
  • Labios definidos. Así se evita el exceso de proyección, que es algo típico del rostro femenino.

Al ser un tratamiento ambulatorio y mínimamente invasivo, la masculinización facial con ácido hialurónico no precisa de hospitalización. Una vez terminado el tratamiento, el paciente puede volver a casa y retomar su vida normal siguiendo las recomendaciones médicas. 

Si tienes dudas sobre la masculinización facial u otros tratamientos de estética masculino no dudes en contactar con nosotros. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

Reserva ahora tu consulta gratuita

Comentar