Consejos IML
piernas de mujer

Cómo saber la diferencia entre lipedema y celulitis

Certificado por Responsable de Redacción de IML

El Lipedema es una alteración neonatal de la grasa subcutánea, la OMS lo reconoció como enfermedad en el 2018 definiéndolo como una “Inflamación difusa no focal del tejido graso generalmente localizado en piernas, muslos, caderas y porción superior de los brazos”. No debe ser confundido con linfedema.”

El Lipedema tiene un componente de inflamación de la grasa y de hinchazón o retención de líquidos.

La principal manifestación clínica del lipodedema es una acumulación atípica y simétrica de tejido adiposo en piernas que también puede asociarse a hipertrofia de tejido graso y en la que los brazos también pueden verse afectados en fases más evolucionadas.

Lo que mejor distingue al Lipedema de la celulitis es la característica distribución desproporcionada del tejido graso subcutáneo en zonas muy específicas como muslos, tobillos y piernas que no necesariamente se acompaña de obesidad o de celulitis. Este acúmulo desproporcionado de grasa colapsa el sistema linfático e induce la predisposición a la aparición de lipolinfedema.

El Lipedema está directamente relacionado con la herencia genética. Es frecuente detectar en la historia clínica antecedentes de familiares femeninos de la paciente que presenten el mismo problema. Es prácticamente privativo de las mujeres y parece estar íntimamente relacionado con los estrógenos y la progesterona ya que se suele presentar tras la pubertad y nunca antes. En ocasiones aparece tras embarazos o menopausia. Se considera que son factores etiológicos importantes los cambios hormonales pero sobre todo existe una importante predisposición genética.

El Lipedema no es consecuencia de sobrepeso. No responde a dietas ni al ejercicio.

Los rasgos más característicos del Lipedema son:

  • Hinchazón simétrica y blanda en determinadas zonas de muslos y glúteos. Así como rodillas y tobillos. También puede aparecer en brazos pero nunca afecta a los pies.
  • El tacto de la grasa es blando a la palpación y la piel se muestra atrófica  generalmente.
  • Aunque la paciente pierda peso de forma marcada, esto no se traduce por reducción del volumen en las extremidades que sufren lipedema.
  • Frecuentemente es molesto o doloroso a la palpación, en movimiento o incluso en reposo.
  • Presenta edema claro (retención de líquidos) que cada vez tiende a ser , intenso y progresivo en las piernas.
  • Es frecuente que se acompañe de arañas vasculares dilatadas como consecuencia de la dificultad de retorno venoso que sufren las venas más superficiales ante la obstrucción que produce el exceso de tejido graso.
  • La paciente puede presentar zonas amoratadas en las zonas de roce.
  • Empeora con la edad.
  • Puede llegar a ser invalidante y a dificultar la movilidad en estadios avanzados.
  • Es frecuente que se presente asociado con afectación de la funcionalidad linfática hasta establecer una patología combinada (fibro-lipo-linfedema).

Diferencia entre Lipedema y Celulitis

Mientras que el Lipedema se caracteriza por:

  • Es un problema crónico que se agrava con la edad y que es consecuencia del acúmulo de grasa a nivel del tejido celular subcutáneo (grasa areolar) y también del estrato graso más profundo (grasa amarilla).
  • El acúmulo de grasa comprime y compromete el drenaje de los canales linfáticos y aumenta la fragilidad de los capilares venosos.
  • El lipedema siempre existe un exceso anormal de volumen en las piernas, muslos y/o glúteos que muestran una clara desproporción con talla del resto del cuerpo.
  • Siempre está presente la sensación de hinchazón de piernas y pesadez.
  • La paciente refiere dolor o molestias, espontáneas o a la exploración o en movimiento en más del 60 % de los casos.
  • Es importante descartar que exista patología asociada de tipo venoso-linfática mediante la realización de un Eco-Doppler que deberá dar negativo en patología venosa, así como otras pruebas exploratorias para descartar el edema simple.

A cambio la celulitis:

  • La celulitis puede presentarse en pacientes piernas delgadas, normales o gruesas.
  • La celulitis tiene el aspecto característico de “piel de naranja”.
  • Es una alteración que tiene su origen en una sobrecarga de los adipocitos de la grasa areolar que alteran la microcirculación local superficial con gelificación del espacio extracelular y alteración de la renovación de los detritus celulares.
  • Lo cual agrava la alteración de la vascularización arteriolar más periférica de la zona e irrita a los fibroblastos que producen más colágeno. Dando lugar a un entorno endurecido, mal vascularizado y fibroso que acaba produciendo tractos fibrosos que tiran de la dermis hacia los planos profundos.

El Lipedema suele instaurar su aparición siguiendo estas fases:

  1. Incremento de tejido graso en piernas y glúteos
  2. Aparición de acúmulos grasos en porción anterior de rodillas.
  3. Aumento del tejido graso en la cara interna de la rodilla.
  4. Aumento del volumen de los tobillos.

El tratamiento de Lipedema puede ser:

Conservador

  • Restricción de sal
  • Masajes linfático-drenantes
  • Presoterapia
  • Medias de compresión

Quirúrgico: Lipo para Lipedema

El tratamiento quirúrgico del Lipedema debe ser absolutamente respetuoso con los vasos linfáticos para no ocasionar linfedema.

En IML realizamos el tratamiento de Lipedema mediante la técnica Liposucción asistida.

  • Una técnica suave, mínimamente invasiva mediante ultrasonidos cuya sonda se introduce bajo la piel que permite disgregar los adipocitos de la estructura del tejido conjuntivo facilitando su aspiración.
  • Esta técnica permite preservar el resto de los tejidos como son los vasos linfáticos, los vasos sanguíneos, los nervios y los tejidos conectivos al actuar prioritariamente sobre la grasa.
  • Este procedimiento lo realizamos con anestesia local y sedación. Es necesario llevar una faja durante 2-4 semanas y durante las primeras dos o tres semanas, aplicaremos tratamiento de drenaje para facilitar recuperación más rápida.

Ponte en contacto con IML y nuestros médicos te indicarán en una primera consulta informativa cuál es el tratamiento más adecuado.

Comentar