Consejos IML
Flacidez a los 40: qué es y cómo puedo tratarla

Flacidez a los 40: qué es y cómo puedo tratarla

Certificado por Dra. Josefina Royo de la Torre

El envejecimiento es inevitable pero lo podemos ralentizar. La forma del cuerpo humano empieza a cambiar como consecuencia del paso del tiempo y aparecen los primeros signos que se convierten en nuestro mayor enemigo como la temida flacidez

¿En qué consiste? Se produce cierto descolgamiento en determinadas zonas del cuerpo: brazos, cara interna de los muslos, pecho… como consecuencia de la baja producción de ciertas sustancias como el colágeno. 

A continuación, os vamos a exponer con detalle qué es la flacidez con mayor profundidad, cómo tratar de retrasar su aparición y, en caso de que ya se haya manifestado, tratamientos eficaces que te ayuden a combatir la flacidez.

¡No te lo pierdas!

¿Qué es la flacidez?

La flacidez es un problema muy frecuente entre la mayor parte de la población sin distinción de edad ni sexo. Entendemos por flacidez la pérdida de solidez y elasticidad debido a la disminución de la elastina y el colágeno, proteínas encargadas de aportar firmeza a la piel y al tejido celular subcutáneo.

Zonas en las que suele aparecer

Hay varias zonas de nuestro cuerpo que son especialmente susceptibles de sufrir los efectos de la flacidez:

  • Rostro

La flacidez facial se manifiesta más intensamente en el tercio inferior y el tercio inferior. Cuando aparece flacidez en la cara se nota que se produce una caída de los pómulos y las mejillas, y también se percibe cómo se desdibuja el óvalo facial,  haciéndose más alargado.

  • Brazos

La flacidez provoca en los brazos lo que se conoce como “alas de murciélago”, ya que el descolgamiento que se produce en esa zona tiene cierta similitud y se debe a que la piel de la cara de los brazos es muy fina. 

  • Pecho

El paso del tiempo hace que el pecho pierda firmeza, pero esto se acentúa más en las mujeres que han sido madres, ya que la lactancia acelera la pérdida de firmeza en esa zona.

  • Glúteos

El ejercicio físico es el gran aliado para tonificar esta zona y luchar contra la flacidez, y al mismo tiempo el peor enemigo si no lo tenemos en cuenta. 

  • Cara interna de los muslos

Los aductores son uno de los grupos musculares más difíciles de tonificar. Se activan pocas veces en nuestro día a día. Hay que trabajarla de forma específica.

  • Abdomen

La pérdida rápida de peso y los embarazos son los principales culpables de la aparición de flacidez en el abdomen. La mala postura o un marcado sedentarismo también afecta. 

Trucos para combatir la flacidez

Aunque la flacidez sea difícil de combatir existen ciertos hábitos muy aconsejables  que podemos aplicar en nuestra vida diaria para minimizar los efectos que provoca en el cuerpo y retrasar lo máximo posible su avance.

  • Cuidar la alimentación

Una buena alimentación tiene innumerables beneficios. Consumir proteínas de forma adecuada puede hacernos perder grasa y no músculo, que es lo ideal para combatir la flacidez. También tendrías que tener en cuenta los alimentos antioxidantes en tu dieta.

La comida basura tiene que quedar fuera de la ecuación. Ese exceso de azúcares y calorías acelera el envejecimiento y no ayuda en absoluto a combatir la flacidez. 

Finalmente, el agua es tu gran aliada. Hay que mantener una ingesta alta de la misma para mantenernos saludables y para mantener nuestra piel elástica. Además, terminar las duchas con agua fría activa la circulación y nos ayuda a combatir contra la flacidez. 

  • Cosmética

Protégete contra el sol ya que provoca la pérdida de colágeno natural de la dermis y usa cremas reafirmantes para ayudar a tu piel a mantener la elasticidad durante más tiempo gracias a sus componentes hidratantes. 

  • Ejercicio

Hacer ejercicio de forma regular mantiene el cuerpo tonificado y contribuye a evitar el avance de la flacidez en nuestro cuerpo. Es muy útil tanto para evitar que aparezca la flacidez como para combatirla cuando ya es evidente. 

  • Destierra los excesos tóxicos

El tabaco, el alcohol, un estilo de vida sedentario…todos estos malos hábitos aceleran el envejecimiento de nuestro cuerpo y acentúan la flacidez además de ser perjudiciales para nuestra salud en general. 

Tratamientos estéticos para tratarla

Ahora bien, ¿qué se puede hacer cuando la flacidez es evidente y no responde al ejercicio o a unos buenos hábitos de vida? En ese caso, la única forma de contrarrestar dichos signos del paso del tiempo es a través de los tratamientos estéticos y la cirugía.

Para la flacidez facial se utilizan una serie de tratamientos específicos que mejoran el aspecto de la zona y la rejuvenecen:

  • Modelado facial con ácido poliláctico o hialurónico

Se corrigen los pómulos, los hundimientos que presentan las mejillas, la falta de definición en la mandíbula… . También resulta útil para corregir las bolsas y las ojeras.

  • Contorneado facial con hidroxiapatita cálcica

Tratamiento no invasivo que sirve para corregir la flacidez facial general. Revierte la falta de definición en distintas zonas del rostro. Se suelen necesitar un par de sesiones con resultados muy satisfactorios.

  • Hilos tensores

Estos hilos son suturas que tensan los tejidos bajo la piel, así se reposiciona la grasa y el exceso de piel. Son una alternativa al lifting quirúrgico obteniendo un efecto muy natural que dura alrededor de 2 años.

  • Renovación cutánea con láser

Se emplea aplicando un láser CO2 que produce un efecto de contracción y renovación, llegando a contraer la piel hasta en un 30%. Este efecto es el que consigue eliminar la flacidez.

  • Radiofrecuencia

La radiofrecuencia sirve para aplicar un gran efecto de calor bajo la piel, que contrae la dermis de forma inmediata, estimulando así la producción de colágeno natural

Para la flacidez corporal existen otro tipo de tratamientos que pueden ser médicos o quirúrgicos. El objetivo de todas las actuaciones es mejorar el aspecto de la dermis y estimular la producción de colágeno y elastina.  

  • Renuvion

Con esta técnica mínimamente invasiva se aplica energía a nivel subdermal con el objetivo de tensar y rejuvenecer la piel. Se realiza en quirófano de forma ambulatoria y su recuperación es mínima.

  • Hilos tensores para el cuerpo

La técnica es similar a la que se utiliza para el rostro y está especialmente indicada para reducir la flacidez en la cara interior de los muslos (aductores), la cara interior de los brazos y los glúteos.

  • Radiofrecuencia corporal

Su funcionamiento es similar al que se realiza para combatir la flacidez facial, pero aplicado al resto del cuerpo. Se calienta la dermis para estimular la producción de colágeno y elastina y de esta forma reducir la flacidez.

  • Mesoterapia reafirmante

Es un proceso en el que se realizan inyecciones para infiltrar sustancias médicas específicas, para conseguir un resultado tensor en las zonas a tratar. Este tratamiento se realiza en varias sesiones. 

  • Tratamiento quirúrgico de la flacidez corporal

Tratamientos quirúrgicos que tienen como objetivo remodelar la zona con el objetivo de eliminar la flacidez y devolver la firmeza al área afectada.

Las más habituales son: 

  • Abdominoplastia, que tiene como objetivo mejorar el aspecto del abdomen.
  • Braquioplastia, la cirugía que devuelve la firmeza a la cara interna de los brazos
  • Lifting crural o musloplastia, esta intervención da firmeza a la cara interna de los muslos. 

Podrás encontrar todos estos tratamientos e intervenciones en el Instituto Médico Láser. Nuestros médicos estudiarán tu caso y te recomendarán lo que mejor se adapta a ti. 

No dudes en ponerte en contacto con nosotros para resolver todas las dudas que tengas sobre cómo reducir la flacidez tanto facial como corporal. Estaremos encantados de asesorarte y ayudarte a elegir la mejor opción para ti.



Reserva ahora tu consulta gratuita

Comentar