Consejos IML
mujer tocando su pierna

Síntomas, causas, tratamiento y diagnóstico del lipedema

Certificado por Responsable de Redacción de IML

¿Sabes qué es el lipedema? Aunque no conozcas específicamente qué es, probablemente sí hayas visto en alguna ocasión esta enfermedad progresiva que afecta mayoritariamente a mujeres y que se caracteriza principalmente por acúmulo de grasa patológica predominantemente en miembros inferiores (aunque también puede aparecer en la mitad superior del cuerpo a pesar de que es poco frecuente).

Estas células, llamadas adipocitos, van aumentando su tamaño gradualmente debido a la acumulación de agua y grasa de manera paulatina. Por ello, en una primera fase, se comienza a apreciar una desproporción en la parte inferior del cuerpo. Es importante contar con una opinión médica especialista en lipedema para evitar un estadio avanzado y sus posibles síntomas y consecuencias.

En Instituto Médico Láser (IML) contamos con un amplio cuadro médico de profesionales especialistas en lipedema que te asesorarán en todo momento sobre esta enfermedad patológica.  

Tipos de Lipedema

Se desconoce el origen o las causas que pueden llegar a producir lipedema pero sí que se conoce que existe un alto componente hormonal o hereditario. Además, a pesar de que en la mayoría de las ocasiones aparece durante la pubertad, también puede darse tras el embarazo o la menopausia. Una vez que aparece, su crecimiento y desarrollo es variable y depende de cada persona.

El origen del lipedema radica en el compromiso que produce el acúmulo de grasa sobre los canales linfáticos que fallan en su función de drenaje, produciéndose también un incremento en los capilares venosos de su fragilidad.

Existen diferentes tipos de lipedema dependiendo de su forma y grado de afectación:

  • Tipo 1: Afecta a caderas, nalgas y pelvis
  • Tipo 2: Afecta desde las caderas hasta las rodillas
  • Tipo 3: Afecta desde las caderas hasta los tobillos, aunque los pies no se ven afectados
  • Tipo 4: Afecta solo a brazos y es poco frecuente
  • Tipo 5: Afecta solo a pantorrillas y también es poco frecuente
  • Tipo 6: Afecta desde caderas a tobillos y brazos
  • Tipo 7: Es el lipedema con mayor afectación ya que se ven afectados también los pies y tobillos

Además de por estadio de afección, los lipedemas pueden clasificarse por grados por volúmenes de tejido graso.  Así, puede ser clasificado en tres etapas según el grado de afectación de la piel:

  • Grado 1: a pesar de que aparentemente la superficie de la piel tiene un aspecto normal, pueden palparse pequeños nódulos.
  • Grado 2: la estructura nodular aumenta y , como consecuencia, la superficie de la piel comienza a notarse irregular y dura.
  • Grado 3: el tejido adiposo comienza a deformarse en zonas como caderas y tobillos. Además, se suele palpar nódulos de varios tamaños.
  • Grado 4: afecta gravemente a los conductos y ganglios linfáticos y puede extenderse incluso a los pies.
piernas de mujer

Diagnóstico y tratamiento del lipedema

El diagnóstico previo por parte de un médico profesional es fundamental en una enfermedad como el lipedema. Basándose en una primera exploración, en antecedentes familiares y síntomas, el médico puede establecer un tratamiento adecuado a las características de cada paciente.

Además, en caso de ser necesaria una intervención quirúrgica, deberá ser también bajo asesoramiento médico ya que es necesario descartar, por ejemplo, la presencia de varices que puedan dificultar la intervención.

Es común que antes de someter al paciente a una intervención quirúrgica se lleven a cabo diferentes medidas y tratamientos para intentar frenar o disminuir el crecimiento del lipedema:

  • Tratamiento nutricional: a pesar de que normalmente el lipedema no suele responder favorablemente a la pérdida de peso, sí que puede presentar mejoría y acelerar el proceso si la alimentación del paciente mejora.
  • Tratamientos de fisioterapia: algunas técnicas como el drenaje linfático y la terapia compresiva (presoterapia) pueden ayudar a descongestionar el tejido y a aliviar el dolor que el lipedema puede llegar a provocar. La práctica de deportes de baja intensidad como la natación o la caminata también son muy buenos complementos para mejorar el estado del lipedema.
  • Tratamiento quirúrgico: es el tratamiento que ofrece los resultados más visibles a largo plazo. Hoy en día existen diferentes técnicas que permiten eliminar las células grasas sin destruir las estructuras del tejido conjuntivo. Es sumamente importante contar con una opinión médica de confianza que nos asesore en todo momento sobre el estado del lipedema y las formas más eficaces para combatirlo.

En IML consideramos que el tratamiento del lipedema debe ser personalizado, teniendo en cuenta en todo momento la morfología del paciente, el grado de lipedema y otras enfermedades que puedan afectar. Además, creemos que la intervención quirúrgica debe ser complementada con un estilo de vida sana, una buena alimentación y diferentes técnicas de compresión para que los resultados perduren a lo largo de los años. Ponte en contacto con nosotros y nuestros médicos especialistas en lipedema te asesorarán personalmente durante el proceso al completo.

Reserva ahora tu consulta gratuita

Comentar