Consejos IML
epistomia

10 consejos para una buena recuperación tras una episiotomía

Certificado por Responsable de Redacción de IML

¿Conoces que es una episiotomía? Aunque la episiotomía es un proceso que no se realiza ya de manera rutinaria, en ocasiones sí que puede ser necesario para mejorar las condiciones, rapidez o seguridad de un parto. 

Sin embargo, la recuperación de una episiotomía puede ser duradera y larga. Por ello, desde IML te ofrecemos 10 consejos con los que conseguir vivir una recuperación más corta, rápida y cómoda. 

Qué es una episiotomía y cuándo se hace

Se trata de una pequeña intervención o procedimiento que se realiza durante el parto para facilitar que el bebé nazca con seguridad. La episiotomía es una incisión que se realiza desde el perineo hasta la abertura vaginal. La episiotomía puede ser necesaria en determinadas circunstancias en casos como distocia del hombro (el bebé tiene atascado su hombro en el hueso pélvido de la madre), parto vaginal instrumentado (forceps o ventosa) o si las constantes del bebé durante el parto no son normales. 

Durante muchos años se creyó que la episiotomía era una gran forma de evitar desgarros vaginales y recuperarse posteriormente mejor. Sin embargo, hoy en día ha quedado demostrado que la episiotomía no debe ser una intervención rutinaria en todos los partos.

Recuperación de una episiotomía

Puede que la recuperación de la episiotomía sea la peor parte de la intervención ya que requiere de puntos de sutura para garantizar la buena cicatrización. A pesar de que hay muchas mujeres que viven el proceso sin grandes complicaciones, otras sufren importantes molestias ante cualquier movimiento. 

Aunque no es necesario retirar los puntos de sutura ya que suelen darse puntos reabsorbibles que se eliminan espontáneamente, sí que es recomendable seguir una serie de consejos con los que conseguir aliviar el dolor o cualquier molestia que los puntos puedan provocar:

  1. La aplicación de frío durante las primeras 24 horas tras el parto puede ayudar a calmar el dolor y a disminuir la inflamación. 
  2. Puede ser necesario la toma de analgésicos o antiinflamatorios para aliviar el dolor. 
  3. Tomar baños de agua tibia puede proporcionar bienestar y descanso pero deben ser realizados tras 24 horas desde la intervención. Utilizar los baños de asiento, cubriendo bien la zona de la vulva, puede favorecer la cicatrización de la zona y el alivio del dolor. 
  4. Usar una tina para los baños de asiento puede facilitar el proceso ya que será más cómodo que hacerlos en la bañera. 
  5. Cuida, desinfecta y limpia la zona de los puntos adecuadamente.
  6. Seca los puntos con una toalla limpia, a pequeños toques y sin frotar directamente sobre la herida. Cambia los apósitos aproximadamente cada 2-4 horas. 
  7. Tras orinar o defecar, limpia la zona con agua templada y seca a toquecitos con una toalla limpia. 
  8. Evitar usar el papel higiénico para no irritar la zona. 
  9. Bebe mucha agua y toma laxantes bajo recomendación médica para evitar el estreñimiento. 
  10. Ejercita la zona con ejercicios de Kegel, conteniendo la orina durante 5 minutos durante 10 veces cada día. 

Nuestros médicos especialistas están a tu disposición por cualquier duda que pueda surgir. Contamos con tratamientos específicos para reparar la episiotomía y mejorar la vida sexual cuando se complica tras una episiotomía

Reserva ahora tu consulta gratuita

    nuestra recomendación
    Tratamiento de epistomía

    Comentar