Consejos IML
tratamiento papada

Liposucción de papada: técnicas y recomendaciones

Certificado por Responsable de Redacción de IML

Eliminar la papada es una de las peticiones más demandadas en las clínicas de medicina estética por pacientes de diferentes edades. La grasa o flacidez en esta zona facial puede llegar a modificar la estética global de la cara, haciendo incluso que aparente tener más peso o edad.

En Instituto Médico Láser (IML) contamos con varios tratamientos para reducir o eliminar por completo la papada, siendo todos totalmente personalizados y contando con un asesoramiento médico previo capaz de adaptarse a las necesidades de cada paciente.

Como quitar la papada

En Instituto Médico Láser (IML) contamos con la tecnología más avanzada y los tratamientos más innovadores con los que tratar de manera efectiva la antiestética papada, es decir, la acumulación de grasa subcutánea que se localiza bajo la barbilla y puede dar lugar un exceso de acúmulo de grasa en la zona de la papada perceptible. Aunque su aparición suele ser más común en personas de avanzada edad o con sobrepeso, también puede desarrollarse en personas jóvenes debido a diferentes causas como la flacidez de la piel o alteraciones en el desarrollo de la mandíbula o debido a la genética.

A pesar de que es algo que no perjudica la salud de las personas, la existencia de grasa o flacidez en esta zona de la cara lleva a algunas personas a buscar una solución para mejorar su aspecto y recuperar la armonía facial. En estos casos, es fundamental acudir a un médico experto que pueda ofrecer asesoramiento personalizado sobre las diferentes formas y tratamientos existentes con los que poder poner solución definitiva al problema de la papada. Una de las soluciones más demandadas desde hace años es, sin duda, la liposucción de papada, una cirugía sencilla con la que eliminar de manera eficaz la grasa acumulada en esta zona de la cara. Destinada principalmente a pacientes con acumulación de grasa en la zona media y anterior del cuello, la liposucción de papada consigue eliminar la grasa localizada y definir el cuello de una manera poco invasiva.

Normalmente es una cirugía que se realiza de forma ambulatoria, con anestesia local y sedación dependiendo de las características de cada paciente.  Aplicada la anestesia, se introducen en la zona a tratar (a través de unas pequeñas incisiones) unas finas cánulas con las que poder realizar el aspirado de la grasa subcutánea. La mayoría de las veces el o la paciente puede regresar a su casa tras la cirugía. Además de eliminar la grasa localizada, la liposucción de papada consigue también redefinir el borde mandibular, revitalizar la zona del cuello y, por lo tanto, otorgar al rostro un aspecto mucho más joven y natural.

En IML realizamos el tratamiento con tecnología de última generación mediante lipoláser o renuvion, para garantizar una correcta e intensa contracción de la piel de la zona de la papada y que se adapte al nuevo contorno del cuello y del óvalo facial tras eliminar el exceso de volumen de la papada.

Riesgos, recuperación y resultados

Antes de decidir entre uno u otro tratamiento para eliminar la papada, es necesario contar con el asesoramiento previo de un médico cirujano experto ya que la liposucción es un tratamiento que ofrece muy buenos resultados siempre y cuando la causa de la papada sea grasa localizada y se haya originado a consecuencia de la flacidez o de un corto desarrollo de la mandíbula.

La liposucción de papada es un procedimiento seguro con el que obtener resultados favorables de manera óptima. Sin embargo, aunque la liposucción no suele presentar complicaciones ni efectos secundarios, raramente puede ocasionar algunos riesgos derivados como infección en la piel de la zona, alguna pequeña reacción alérgica, formación de coágulos, acumulación de líquido o entumecimiento en la piel.

Tras la cirugía, durante los primeros días, pueden aparecer leves molestias que serán tratadas mediante analgésicos. Además, es común que durante la primera semana, la zona intervenida esté suavemente inflamada, con moretones o adormecida. Tampoco es de extrañar que tras la cirugía aparezca también algún hematoma en el área tratada o una leve inflamación que desaparecerá por sí sola en pocos días. Por todo ello, es de vital importancia contar con el asesoramiento y recomendaciones de un médico experto con el fin de descartar cualquier posible complicación. En caso de no querer optar por la liposucción de papada para eliminar la acumulación de grasa, en IML contamos con otras técnicas y tratamientos estéticos no invasivos con los que mejorar el estado de esta zona del rostro y recuperar la firmeza de la piel. Póngase en contacto con nosotros y nuestros médicos especialista le atenderán su caso de manera personalizada y le asesorarán según necesidades, características y expectativas.

Reserva ahora tu consulta gratuita
nuestra recomendación
Tratamientos para la papada

Comentar