Consejos IML
nariz

Cómo corregir el tabique nasal perforado

Certificado por Responsable de Redacción de IML

El tabique nasal perforado, también conocido como perforación septal, hace referencia a la aparición de un orificio anormal en el tabique nasal que permite la comunicación entre las dos fosas nasales.

Esta anomalía puede producirse por diferentes motivos y presentar diferentes síntomas dependiendo de cada paciente. Así, además de por el tamaño de dicho orificio, los síntomas causados pueden variar dependiendo de las características de cada persona, de la localización de la perforación y del daño producido en la zona de alrededor.

Desde Instituto Médico Láser (IML) ofrecemos información detallada sobre cómo corregir el tabique nasal perforado, sobre cuáles son los resultados obtenidos y posibles consecuencias si no es corregido adecuadamente a tiempo. 

¿Qué consecuencias puede tener un tabique nasal perforado?

Los síntomas de la perforación del tabique nasal son diferentes dependiendo de la persona, de su localización y del tamaño del orificio. Del mismo modo sus consecuencias también dependerán de estas condiciones: cuando son leves pueden ser incluso asintomáticas pero cuando el tabique nasal perforado es mayor, pueden conllevar síntomas o clínica más intensa.

Dependiendo de la gravedad del tabique nasal perforado, sus consecuencias pueden alterar en mayor o menor medida el estilo de vida del paciente. Así, una persona con tabique nasal perforado puede no experimentar consecuencias o, por el contrario, presentar problemas clínicos como obstrucción parcial al flujo aéreo o sensación de obstrucción nasal, hemorragias nasales, sibilancia (ruido) al respirar por la nariz o cefalea y molestias locales.

Síntomas y causas de un tabique nasal perforado

El tabique nasal perforado es una anomalía que perjudica a la funcionalidad de la nariz ya que posibilita la comunicación entre ambas fosas nasales. Sus síntomas suelen ser variados y diferentes, dependiendo principalmente del punto exacto de la perforación y de su tamaño (ya que puede ser desde menos de 1 cm hasta más de 2 cm). Así, dependiendo de las características del orificio, los síntomas pueden ser leves (e incluso inapreciables) o de mayor gravedad. Cuando el orificio es menor de 0,5cm, suele haber ausencia de síntomas; si el orificio es mayor de 2 cm, puede conllevar consecuencias como hemorragias, obstrucciones nasales, infecciones o la aparición de costras dentro de la cavidad nasal.

En caso de sentir molestias como dolor de nariz, de cabeza, sangrado nasal, bloqueo nasal, picor en la nariz o sibilancias al respirar, consulta con tu médico de confianza para que, tras la realización de diferentes pruebas, pueda examinar la nariz y la perforación en caso de que la haya.

En cuanto a las causas que pueden favorecer la aparición de un tabique nasal perforado, existen numerosos y diferentes motivos. Una de las principales causas de la perforación septal suele ser por complicaciones tras infecciones, enfermedades inflamatorias o cirugías nasales o consumo de ciertas sustancias. Sin embargo, no son los únicos motivos ya que el tabique nasal perforado también puede producirse por traumatismos, infecciones, hematomas, contacto con agentes químicos, presencia de cuerpos extraños en la cavidad nasal o como consecuencia de diferentes enfermedades como el lupus eritematoso, fiebre tifoidea, micosis nasal o sífilis, entre otras.

doctor tocando nariz de paciente

Tratamiento para el tabique nasal perforado

Antes de decidir el tipo de tratamiento a realizar para solucionar el tabique nasal perforado, es necesario contar con un diagnóstico previo profesional. Para ello, es fundamental acudir a un médico especialista que pueda analizar y conocer las características de cada caso personal y la gravedad del tabique nasal perforado. Además, mediante la realización de diferentes pruebas diagnósticas, analizará si el tabique nasal perforado puede estar relacionado con anomalías en la estructura nasal o no.

En Instituto Médico Láser (IML), una vez realizado el diagnóstico, nuestros médicos especializados te asesorarán sobre las diferentes posibilidades para solventar el tabique nasal perforado y poder así recuperar su estructura correcta. En casos en los que afecte a la calidad de vida del paciente, la cirugía o rinoplastia puede ser una de las mejores formas para reconstruir el tabique nasal de forma satisfactoria.

Normalmente la intervención se realiza con anestesia general para evitar molestias intraoperatorias y también se puede hacer con anestesia local y sedación guiada por anestesista.

En IML contamos con una amplia experiencia en rinoplastia y cirugías nasales con las que solucionar los síntomas del tabique nasal perforado. Solicita una primera consulta gratuita y nuestro equipo de médicos profesionales atenderá de manera personalizada cada caso, resolviendo cualquier duda o pregunta y asesorando a cada paciente sobre los mejores tratamientos en cada ocasión. 

Reserva ahora tu consulta gratuita
nuestra recomendación
Tratamientos para la nariz

Comentar