Consejos IML
mujer frente a espejo

Cómo hacer un tratamiento facial casero para el acné

Certificado por Responsable de Redacción de IML

El acné es un problema cutáneo que se debe a la inflamación e infección de los folículos pilosos y las glándulas sebáceas.  Las regiones corporales donde aparece más frecuentemente son la cara y la espalda. Puede aparecer en adolescentes y jóvenes pero también puede aparecer en adultos afectando a mujeres y hombre en igual proporción.

El acné más frecuente es el acné “no inflamatorio” (en forma de comedones cerrados de color blanco o espinillas o en forma de comedones abiertos o puntos negros). El acné inflamatorio se manifiesta en forma de pápulas, pústulas y nódulos.

Cuando se trata de acné facial, las zonas de la cara que se ven más perjudicadas suelen ser la frente, la nariz y la barbilla.

Mantener una buena higiene facial es la mejor forma de prevenir y mejorar el acné. Realizando una buena limpieza con jabón neutro y agua tibia conseguiremos eliminar gran parte de las impurezas que nuestra piel acumula día a día. Sin embargo, en ocasiones, es necesario incidir más en la higiene de nuestro rostro para acabar o prevenir con los indeseados puntos negros y espinillas.

Las mascarillas naturales hechas en casa son una solución perfecta para prevenir y solucionar los problemas que nuestra dermis puede sufrir a causa del exceso de grasa, la contaminación, el clima u otros factores que pueden alterarla.

La mayoría de las veces el acné es un trastorno indoloro pero que sí puede provocar molestias o alterar el estado físico de nuestra piel. En cualquier caso, es de suma importancia contar con la opinión de un experto que analice nuestro tipo de piel y nos ayude a elegir cuál es el tratamiento más adecuado para nuestro caso específico.

Nuestros expertos en dermatología estarán encantados de ofrecerte una valoración personal sobre el estado de tu piel y sus cuidados. Desde Instituto Médico Láser (IML) os proponemos opciones de tratamientos faciales caseros para el acné que podrás realizar desde casa para prevenir y mejorar el estado de la piel del rostro.

Cómo preparar un tratamiento facial en casa

Incluso los días en los que pasamos más tiempo en casa, es necesario mantener una higiene correcta en nuestro rostro e hidratarlo posteriormente. Si la piel de nuestra cara presenta alguna alteración como exceso de grasa o acné, quizás es necesario aplicar algún tratamiento para acabar con ello.

La popularidad de los tratamientos naturales cada vez es mayor ya que al estar hechos con ingredientes naturales no dañan la piel y aportan los mejores beneficios de sus componentes. Si en alguna época en concreto o de manera crónica sufres de acné, te recomendamos incluir en tu rutina diaria de limpieza alguna de estas mascarillas naturales que te proponemos desde IML.

Además, es recomendable realizar unas dos veces por semana un pequeño exfoliante facial. Para ello, será necesario que apliques tu exfoliante casero suavemente en el rostro con pequeños círculos y sobre la cara humedecida previamente.

Uno de nuestros exfoliantes naturales preferidos es la realizada a base de miel y canela ya que mientras que las propiedades de la miel ayuda a calmar la piel enrojecida, la canela ayuda a extraer esas impurezas ancladas en los poros faciales. Para ello, es necesario mezclar una cucharada de canela por cada dos de miel. Cuando esta mezcla sea homogénea, deberás aplicarla sobre tu rostro y dejarla actuar durante 15-20 minutos. Aclarar con abundante agua tibia.

Tratamientos faciales caseros para el acné

Del mismo modo que el exfoliante, existen infinidad de elementos naturales que pueden actuar como tratamientos naturales para calmar y solucionar los problemas de acné. Nuestros preferidos son:

  • Vinagre de manzana: este vinagre que se elabora a partir de la fermentación de la manzana contiene propiedades antibacterianas. En concreto, cuenta con varios ácidos que ayuda a disminuir inflamaciones, reduce el exceso de grasa de nuestra piel. Para aplicarlos sobre nuestro rostro será tan sencillo como mezclar una parte de vinagre de manzana por cada tres de agua y aplícalo suavemente sobre la piel con un algodón. Aclarar con abundante agua tibia tras unos segundos.
  • Árbol de té: el árbol de té es conocido por su capacidad antibacteriana y antiflamatoria. Aunque probablemente no notes sus resultados desde el primer uso, se convertirá en tu tratamiento natural preferido con el paso del tiempo ya que notarás como el estado del acné mejora. También deberás diluirlo en agua para aplicarlo sobre el rostro: una parte de árbol de té por cada nueva partes de agua. Además, deberás aplicarlo solo en aquellas zonas más afectadas por el exceso de impurezas.
  • Manzanilla: esta planta herbácea te ayudará a disminuir la inflamación del acné más voluminoso o las espinillas más inflamadas. Se puede aplicar de dos maneras diferentes: en forma de pasta o directamente desde la bolsita de la infusión. Para la primera opción hay que mezclar la infusión con agua hasta formar una mezcla bastante homogénea que posteriormente se aplicará sobre el rostro. La segunda opción consiste en aplicar sobre la piel directamente dos bolsitas de manzanilla que previamente habremos introducido en agua hirviendo. Eso sí, recuerda dejar enfriar las bolsitas de infusión antes de aplicar.
  • Aloe vera: el éxito de esta planta comenzó hace varios años por la infinidad de propiedades que puede llegar a aportar a nuestra piel. Desde la curación de quemaduras o cicatrices hasta combatir infecciones. El uso de esta planta es recomendado para diversos trastornos dermatológicos y el acné, también es uno de ellos. Podrás usarlo tanto en gel, asegurándote que el contenido del producto es aloe vera puro, como directamente aplicándolo desde la planta en las zonas más castigadas por el acné.
  • Menta: estas pequeñas hojas son una ayuda extra en la eliminación de la grasa de la piel. Aplica 10 minutos sobre tu rostro una sencilla mascarilla natural hecha a base de dos cucharadas de menta fresca picada con dos de yogur natural y avena. Deja actuar la mezcla y retira de la piel con abundante agua tibia. Es un buen tratamiento natural para prevenir la aparición del acné.

Incorpora a tu rutina facial diaria alguno de estos tratamientos faciales caseros para el acné y notarás como la piel de tu rostro comienza a mejorar de manera progresiva. Consulta siempre a un experto de manera previa para cualquier duda o necesidad dermatológica.

Comentar