Consejos IML
mejorar flacidez abdominal

Tratamientos para mejorar la flacidez abdominal

Certificado por Responsable de Redacción de IML

La flacidez abdominal se produce por la pérdida de tono de la piel del abdomen, puede ser consecuencia de adelgazamientos intensos, consecuencia de embarazos o símplemente ir perdiendo tono y tensión debido la edad.

En IML ofrecemos diferentes tratamientos eficaces con los que conseguir reducir la grasa abdominal y lograr un aspecto completamente satisfactorio.

Qué es la flacidez abdominal

La flacidez abdominal se puede presentar aislada o combinada con acúmulo de grasa. Cuando el panículo adiposo es grueso y pesado es más probable que aparezca la flacidez abdominal. También puede aparecer por adelgazamiento, por embarazos o simplemente por el paso del tiempo y la pérdida de colágeno que acontece con la edad y que va haciendo que la flacidez abdominal sea más visible a medida que cumplimos años.

La flacidez es una condición física que también se puede presentar en otras zonas del cuerpo como brazos, piernas, glúteos, párpados y papada.

Causas de la flacidez abdominal

La aparición de la flacidez abdominal puede deberse a diferentes causas. La pérdida súbita de peso, la inactividad física, un cambio de metabolismo brusco, etapas de post parto o una mala alimentación son algunos de los motivos más frecuentes que pueden originar la flacidez abdominal.

El sobrepeso, el sedentarismo e incluso mantener malas posturas durante momentos prolongados puede hacer que el abdomen pierda tonificación y lograr que la grasa se acumule con mayor facilidad en esta zona del cuerpo.

Tratamientos para la flacidez abdominal

La flacidez del abdomen puede ser tratada con diferentes tratamientos como los hilos corporales, la radiofrecuencia o mediantes sustancias estimuladoras de la producción de colágeno y elastina. Cuando la flacidez es marcada o pronunciada, puede que técnicas como la dermolipectomía sea la mejor solución para eliminarla de manera definitiva.

En Instituto Médico Láser (IML) ofrecemos diferentes eficaces tratamientos entre los que destacan:

  • Polidioxanona

La polidioxanona puede conseguir un efecto tensado cutáneo sin cirugía mediante la utilización de hilos compuestos de materiales reabsorbibles. Una vez los hilos están implementados en la zona a tratar, estos generan un tensado en las zonas circundantes que consiguen regenerar los tejidos. Además, con este tratamiento se puede conseguir la producción de nuevo colágeno y elastina, proteínas fundamentales para mantener una estructura cutánea con la que conseguir una tersura y firmeza mayor en la piel.

  • Hilos esculpidos

La colocación de estos hilos produce inmediatamente un tensado en la estructura de la zona tratada. Los hilos se encargan de esculpir la estructura que, junto a la piel circundante, consigue traccionar la piel en sentido ascendente y obtener así el efecto deseado.

Normalmente los tratamientos de hilos tensores se realizan en media hora hasta una hora aproximadamente. Además, en determinados casos la combinación de ambos puede ser la forma en la que se consigan mejores resultados. Para ello, el médico suele comenzar implementando los hilos de polidioxanona para marcar la zona; después coloca los hilos esculpidos para conseguir un tensado inmediato.

  • Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es un innovador y eficaz método con el que poder mejorar la flacidez de la piel sin necesidad de realizar incisiones ni de tener que realizar largos periodos de recuperación. Así, la radiofrecuencia es una terapia no invasiva con la que conseguir excelentes resultados tanto en la flacidez corporal como facial.

Mediante un calentamiento profundo de la piel, se consigue mejorar la calidad de la piel a través de la activación celular que se genera. Este tratamiento puede ser recomendado a pacientes con diferentes características físicas, tipos y grados de flacidez corporal o facial.

En IML los tratamientos contra la flacidez abdominal se realizan de forma completamente personalizada teniendo en cuenta las características de cada paciente. Por lo general la duración suele ser de entre 45 minutos y una hora y en una sola sesión se pueden conseguir resultados verdaderamente favorables.

El objetivo de los tratamientos contra la flacidez abdominal es mejorar la flacidez de la piel, el tono y su calidad cutánea para lograr favorecer la tensión de la zona y reducción de la posible grasa presente. Los diferentes tratamientos contra la flacidez abdominal disponibles en IML ofrecen la posibilidad de adaptarse a las características y necesidades particulares de cada paciente.

Reserva ahora tu consulta gratuita
nuestra recomendación
Tratamientos para flacidez corporal

Comentar