Consejos IML
persona con aparato depilador

¿Estropeará la depilación láser mis tatuajes?

Certificado por Responsable de Redacción de IML

La depilación láser con tatuajes es un tema que continúa generando preguntas en personas que quieren eliminar por completo el vello pero que ya cuentan con determinadas zonas de la piel pigmentadas.

Es cierto que hoy en día existen infinidad de métodos para eliminar por completo el vello facial y corporal. Sin embargo, si la zona de piel a depilar está tatuada es necesario extremar las precauciones y contar con ciertas recomendaciones y particularidades que te contamos a continuación desde Instituto Médico Láser (IML).

Depilación láser y tatuajes

Si cuentas con algún tatuaje en la piel y quieres eliminar el vello con tratamientos láser, has de tener en cuenta que la energía láser empleada en dichos tratamientos puede ser absorbida por la tinta del tatuaje, pudiendo producir modificaciones o eliminación de su tinta.

Por ello, si estás pensando en realizarte un tatuaje en una zona que está en proceso de depilación con láser, desde IML te recomendamos acabar, en primer lugar, con el tratamiento depilatorio y, posteriormente, realizar el tatuaje. De todos modos, es fundamental contar con el asesoramiento de un profesional para conocer si es necesario extremar las precauciones o tener en cuenta algún tipo de recomendación específica antes de comenzar con el proceso del tatuaje tras la depilación láser.

Si por el contrario deseas depilar con láser una zona previamente tatuada, es importante saber que la depilación podrá realizarse en toda la zona en cuestión salvo en el área pigmentada. En el punto donde se encuentre el tatuaje no podrá realizarse la depilación láser ya que, en caso de hacerlo, la energía emitida en este tipo de tratamientos podría modificar el tatuaje e incluso eliminarlo parcialmente.

Tipos de láser que pueden dañar los tatuajes

La depilación con láser de una región corporal que está tatuada puede realizarse pero parcialmente. El láser de depilación se puede aplicar en todas las zonas de piel libre de tinta, y se deberá evitar las zonas tatuadas. En ocasiones para delimitar bien y proteger bien el tatuaje, lo tapamos con lápiz blanco para asegurar que la tinta del tatuaje no absorbe la energía del láser de depilación. De esta forma se podrá conseguir eliminar el vello de la zona no tatuada de manera definitiva, pero no el vello del área del tatuaje que tendrá que ser eliminado con otros métodos de depilación.

Es fundamental no aplicar la energía del láser en la zona pigmentada ya que, de lo contrario, podría calentar excesivamente esa zona de piel y eliminar la tinta o provocar cambios de color en el tatuaje.

Es fundamental contar con el asesoramiento personalizado de un equipo profesional como el de Instituto Médico Láser (IML), donde estudiaremos tu caso y los diferentes tipos de láser que mejor pueden funcionar con las características de tu tatuaje.

Reserva ahora tu consulta gratuita

Comentar