Consejos IML
persona piniendo crema en mano

La alergia a los cosméticos y sus síntomas

Certificado por Responsable de Redacción de IML

Algunos cosméticos que usamos en nuestra rutina diaria contienen sustancias que pueden producir alteraciones o dañar la piel de nuestro rostro o cuerpo. Es bastante frecuente encontrar productos cosméticos que contienen alergenos o sustancias irritantes para la piel por lo que es sumamente importante fijarse en su composición para proporcionar a nuestro cutis las sustancias correctas que necesita.

Nuestra piel puede presentar diferentes reacciones e incluso dermatitis irritante de en contacto con dichos productos. Así, pueden sucederse alergias en la cara por maquillaje, reacciones alérgicas en los labios e incluso la aparición de granitos por alergia a cremas o algún otro producto cosmético. Los síntomas más característicos son granitos, picor o sensación de irritación en la piel, enrojecimiento cutáneo, sensación de ojos llorosos y descamación intensa. A continuación, te contamos las diferentes alergias que pueden aparecer en la piel por el uso de cosméticos inadecuados.

Tipos de alergias y consecuencias

Hay veces que aparecen picores o irritaciones al aplicar un producto sobre la piel. En ocasiones puede deberse a una alteración momentánea y en otras a una alergia o intolerancia a determinados componentes. Los síntomas de una alergia en la piel por causa de algún cosmético suelen ser rojeces, picores, aparición de granitos e incluso aspereza cutánea en determinadas zonas.

Cuando se trata de una reacción alérgica, normalmente se debe a una intolerancia de los siguientes componentes:

  • Parabenos: esta sustancia es una de las causas más frecuentes de alergias o alteraciones dermatológicas. Hace años fue uno de los componentes más usado en cosméticos y productos de bienestar y, poco a poco, se han ido reemplazando por otros más estables y menos dañinos.
  • Quaternium 15: otro de los componentes más frecuentes en productos cosméticos que pueden provocar diferentes reacciones tópicas.
  • Kathon CG: es común encontrarlos en maquillaje y bronceadores

Del mismo modo, es importante identificar si la alteración cutánea se debe a una alergia o a una pasajera reacción dérmica provocada por una causa diferente. Para ello, es fundamental acudir a un especialista que realice las pruebas necesarias para cada caso personal y diagnóstico.

Cómo evitar las reacciones alérgicas

Si tenemos la sospecha de que algunas reacciones que sufrimos en la piel pueden deberse al uso de determinados cosméticos, es fundamental que intentemos evitar el contacto con dichos componentes. Así, con cuatro sencillos pasos podremos prevenir alteraciones o reacciones alérgicas en la dermis.

Compra tus productos de cosmética en farmacias o tiendas especializadas que ofrezcan una garantía en cuanto a calidad y componentes. Por supuesto, es necesario que cuente con el etiquetado correspondiente que señale los requisitos de seguridad necesarios, el fabricante y su composición. Además, deberás mantener el producto en un lugar seco, a temperatura media y no usarlo tras el periodo recomendado.

En caso de que aún no sepas cuál es exactamente el componente que puede provocar alergia en tu piel, opta por sustituir esos productos químicos por otros naturales o con componentes orgánicos ya que, por lo general, la cosmética natural suele dañar menos la piel. Recuerda que no es normal que los cosméticos normales produzcan enrojecimiento o picor, si el problema persiste debes ponerte en contacto con un dermatólogo o especialista en alérgenos. En Instituto Médico Láser (IML) contamos con la última tecnología para proporcionarte un estudio dermatológico personalizado que se adapte a tu situación personal.

Comentar