Consejos IML
mejorar ovalo facial

¿Qué hacer para mejorar el óvalo de la cara?

Certificado por Responsable de Redacción de IML

La forma del óvalo de la cara puede verse modificada con el paso del tiempo y por las consecuencia derivadas de la pérdida de estructura facial por el envejecimiento. El óvalo de la cara se desdibuja por el descendimiento de las estructuras faciales. Hoy en día es posible recuperar la definición del óvalo de la cara mediante diferentes técnicas y tratamientos estéticos capaces de actuar directamente en el centro del problema.

Esta modificación del óvalo de la cara puede deberse a un exceso de acumúlo de grasa submental, al descenso de las estructuras faciales o a la flacidez y pérdida de densidad de la piel. Normalmente el descolgamiento facial se produce por el efecto simultáneo de varios factores: La reabsorción y pérdida de volumen óseo, el descendimiento de los paquetes grasos faciales por la pérdida de tensión de sus ligamentos y su tejido conjuntivo, la pérdida de tono cutáneo (flacidez) por la merma de la tasa de renovación de fibras de colágeno y elastina y por último por predominio de los músculos depresores.  En Instituto Médico Láser (IML) contamos con diferentes tratamientos estéticos con los que poder modificar y mejorar el contorno facial para conseguir una mayor definición del óvalo de la cara. Además, en IML nos adaptamos a las necesidades de cada persona para conseguir los mejores resultados de una manera óptima y segura.

Cómo mejorar la forma de la cara

Actualmente existen diferentes productos, técnicas y tratamientos con los que conseguir mejorar y recuperar la forma y estructura facial. En Instituto Médico Láser (IML) ofrecemos diferentes tratamientos y cirugías con las que poder mejorar el óvalo de la cara adaptándonos a las necesidades y características de cada persona. Con un diagnóstico médico previo, nuestros profesionales médicos te asesorarán sobre cuál es la cirugía o tratamiento no invasivo con el que poder obtener los mejores resultados.

Así, dependiendo del grado de mejora que el paciente quiera experimentar, te ofreceremos un control y asesoramiento continuo para devolverle a tu rostro la turgencia y firmeza que deseas. Conseguir los mejores resultados en el menor tiempo posible y con la máxima seguridad es posible con los tratamientos y técnicas avanzadas de IML.

  • Morpheus:

Nuevo tratamiento fraccional mínimamente invasivo que aborda el tratamiento del óvalo facial para obtener un tensado del óvalo facial en tres sesiones espaciadas cada 3 semanas. Es un tratamiento que se realiza en 40 minutos cada sesión y solo requiere la aplicación de crema anestésica tópica 1 hora antes de su realización. Morpheus también es uno de los tratamientos de elección para el tratamiento de la flacidez corporal y facial.

  • Hilos tensores

Gracias a este tratamiento estético mínimamente invasivo podrás conseguir reafirmar y mejorar el óvalo de la cara sin necesidad de cirugía. Los resultados son eficaces, duraderos y muy naturales. La intervención es un proceso rápido que se realiza sin necesidad de anestesia y que consiste en la introducción subdérmica de los hilos tensores mediante una fina aguja.

  • Mini lifting

Consigue rejuvenecer el rostro mediante pequeñas incisiones con las que lograr mejorar el óvalo de la cara, modificar el contorno facial y corregir la flacidez del rostro. Es una técnica menos invasiva que el lifting tradicional y capaz de ofrecer resultados excelentes para mejorar el óvalo de la cara.

Tipos de formas de cara

Conocer nuestro tipo de forma de cara es fundamental para sacarnos el mayor partido. Por ello, a continuación te contamos cuáles son las características principales de cada tipo de forma de cara: 

  • Cara redonda: tanto el largo como el ancho de la cara son similares en cuanto a longitud y forma. Los rasgos del rostro suelen estar marcados y, sin embargo, este tipo de cara suele desprender dulzura. 
  • Cara ovalada: de proporciones equilibradas, el rostro ovalado ofrece una armonía especial ya que el largo suele ser aproximadamente el doble que el ancho. 
  • Cara cuadrada: tanto la frente como la mandíbula cuentan con una anchura similar. Suele tratarse de un rostro anguloso y con los rasgos marcados. Además, con frecuencia los maxilares también están muy marcados. 
  • Cara rectangular: suele ser un rostro con más longitud que anchura. Se caracteriza por rasgos marcados, pómulos altos y aspecto alargado. 
  • Cara alargada: suelen ser rostros delgados, sin rasgos marcados ni demasiadas prominencias. Normalmente suele desprender armonía en sus facciones. 
  • Cara corazón: también conocido como triángulo invertido, este tipo de rostro es muy característico por presentar mayor anchura en su parte superior. La mandíbula además es considerablemente más estrecha que la zona de la frente y los pómulos. 
  • Cara diamante: pómulos prominentes y más anchos que la zona de la mandíbula y de la frente. Aunque presenta equilibrio en sus pómulos, el mentón tiende también a estar marcado. 
  • Cara triángulo: se caracteriza por presentar una anchura de frente considerablemente menor a la de la mandíbula. 

Es necesario tener en cuenta que la forma de la cara de cada uno es completamente personal y no debe ser modificada mediante ningún tipo de tratamiento estético. Sin embargo, sí que es posible resaltar o esconder determinados rasgos faciales de una manera natural, sencilla y segura con tratamientos como los disponibles en IML.

Reserva ahora tu consulta gratuita
nuestra recomendación
Tratamientos faciales

Comentar