Consejos IML
mujer posando

¿A qué se debe la pérdida de volumen facial?

Certificado por Responsable de Redacción de IML

El volumen facial es fundamental para mantener un cutis terso y uniforme. Sin embargo, en ocasiones el envejecimiento hace que aparezcan signos de flacidez y pérdida de volumen facial como consecuencia de la disminución del tejido graso subcutáneo y la atrofia ósea y muscular. Además, normalmente también influye la pérdida de colágeno de nuestra piel, lo que hace que el cutis luzca menos elástico e hidratado.

En ocasiones, con la pérdida de volumen facial llegan también los pómulos hundidos, el desdibuje del óvalo facial y el pronunciamiento de los surcos nasogenianos. En Instituto Médico Láser (IML) nuestros médicos expertos estarán encantados de asesorarte sobre que técnica es la más adecuado por tu tipo de piel y grado de pérdida de volumen facial.

Causas de la pérdida de volumen facial

Con el paso del tiempo la pérdida de volumen facial aparece debido a la pérdida de densidad de fibras de colágeno y fibras elásticas de la piel, la atrofia grasas y el descendimiento de las estructuras faciales, dando lugar así a la pérdida de volumen facial u otros signos de envejecimiento.

Además, efectos externos como la contaminación, el estrés, desequilibrios nutricionales o la exposición excesiva al sol favorecen la aparición de estos signos de envejecimiento considerablemente. En otras ocasiones la pérdida de volumen facial puede deberse a factores genéticos, adelgazamientos intensos o enfermedades orgánicas.

Y es que el volumen facial del rostro es primordial para no perder ese aspecto juvenil y luminoso de una piel joven. Cuando se produce el adelgazamiento y la falta de tensión de la dermis, y la atrofia grasa de manera progresiva comienzan a aparecer los primeros signos de la edad, marcándose sobre todo en pómulos, óvalo facial y surcos nasogenianos.

Una buena calidad de vida y un cuidado cutáneo con técnicas de medicina estética pueden retrasar la aparición de estos signos que tanto preocupan tanto a hombres como a mujeres con gran eficacia. En IML contamos con diferentes técnicas, tanto para retrasar su aparición como para corregir la pérdida de volumen facial.

mujer sonriendo

Cómo recuperar el volumen facial

Existen diferentes tratamientos estéticos con los que solventar la pérdida de volumen facial y recuperar la elasticidad y firmeza de la piel. Al aumentar el volumen facial conseguiremos también modelar otras zonas faciales como los pómulos, el mentón o el perfil. Además, también conseguiremos que las arrugas se suavicen y que los surcos provocados como consecuencia de la pérdida de volumen facial se corrijan.

En IML contamos con el conocimiento y las técnicas necesarias para aumentar el volumen facial de manera natural. Algunos tratamientos que recomendamos desde iML para aumentar volumen facial son:

  • Rellenos faciales, redensificadores faciales, revoluminizadores faciales

Los tratamientos con efecto de relleno, redensificación cutánea y revoluminización son cada vez más demandados por su gran efectividad a la hora de rejuvenecer el rostro. Hoy en día el ácido hialurónico, la carboximetilcelulosa, el ácido poliláctico y la hidroxiapatita cálcica en sus distintas versiones en función del objetivo del tratamiento ya que gracias a sus propiedades rejuvenecedoras se recupera el volumen facial, se disimulan los surcos y la calidad cutánea en su conjunto mejora notablemente. Los rellenos faciales es una técnica mínimamente invasiva ya que se realiza mediante  infiltración con finas agujas. Además, es un proceso rápido, cómodo y con el que el paciente podrá retomar su actividad diaria de manera inmediata.

  • Hilos tensores

Los hilos tensores o faciales consiguen reafirmar la piel del rostro y rejuvenecerla desde el interior sin necesidades de anestesia ni cirugía. Tienen una composición que se basa en la polidioxanona o PDO, un material reabsorbible y estéril que se colocan a bajo la piel y provoca así la producción de nuevas fibras elásticas de colágeno y elastina. Los resultados son duraderos, naturales y simulan un efecto lifting.

  • Mentoplastia

Este tratamiento tiene como objetivo mejorar la forma, tamaño o proyección del mentón y, por consiguiente, mejorar así la estructura facial y aumentar su volumen. En el caso de la mentoplastia de aumento consiste en colocar una prótesis rígida al nivel del mentón, adherida al maxilar inferior. De este modo, obtendremos un aumento del tercio inferior del óvalo facial.

Los diferentes tratamientos para aumentar volumen facial requieren de un conocimiento experto como el de los médicos de IML. Solicite una primera consulta gratuita para un estudio personalizado de su rostro y las mejores técnicas para ello.

Comentar