Consejos IML
párpados caídos

Operación párpados caídos: todo lo que necesitas saber

Certificado por Dra. Josefina Royo de la Torre

La blefaroplastia o cirugía de párpados es una intervención que tiene como objetivo corregir el exceso de grasa, músculo o piel en los párpados. La operación párpados caídos combina fines estéticos y clínicos.

Esto se debe a que el tejido acumulado no solo da sensación de cansancio o envejecimiento, sino que puede llegar a afectar a la vista. Esta intervención puede realizarse tanto en el párpado inferior, como en el superior. 

Se trata de una operación sencilla, para la que es necesaria anestesia local y sedación. Existen diferentes tipos de intervenciones que se adaptarán a cada paciente para darle el mejor resultado posible.

¿Quieres saber más sobre la blefaroplastia? ¡Sigue leyendo!

Párpados caídos: ¿en qué consiste exactamente?

Lo que, en términos médicos, se conoce como “ptosis palpebral” no es más que un descolgamiento del párpado con sobrante de piel que provoca que el ojo se cubra más de lo normal. De este modo, el paciente tiene mayor dificultad para abrir los ojos y, dependiendo del grado de la ptosis, puede dificultar su visión o causar fatiga.

Según explican los expertos, existen varias razones por las que se produce este malestar. Puede ser debido a un exceso de piel, que crea una especie de bolsa en el párpado, o por descolgamiento, cuando esta parte del ojo se cae debido a la falta de tensión muscular en la zona.

Uno de los motivos por los que muchas personas deciden someterse a la operación de párpados caídos es debido al envejecimiento y deterioro natural de los tejidos.

Es algo normal, pero que en muchas ocasiones puede provocar un gran complejo, debido a la asimetría entre ambos ojos o, simplemente, porque no nos identificamos con nuestra propia mirada.

Tipos de blefaroplastia: una operación sencilla y adaptada a cada caso

Pocas cosas hay más importantes que la mirada. Muchas veces nuestros ojos hablan antes que nosotros, por lo que tenerlos tal y cómo deseamos es algo vital.

Cada caída de párpados es diferente, por lo que existen varios tipos de intervención:

  • Blefaroplastia superior

Es la más común y se trata de una incisión que se hace sobre el pliegue natural de los párpados superiores. Lo que hace es eliminar el tejido sobrante de esta parte de los párpados causado por el envejecimiento. También se puede eliminar parte de las bolsas de grasa del párpado superior si el paciente las presenta.

  • Blefaroplastia inferior

Es la operación que elimina las bolsas en los ojos, es decir, la grasa y/o piel sobrante del párpado inferior. Aunque no es su principal objetivo, también puede ayudar a mejorar las ojeras, recolocando la grasa adyacente en la zona, sin necesidad de hacer otra intervención (siempre y cuando el especialista lo vea oportuno).

  • Blefaroplastia transconjuntival

Es la más común y se trata de una incisión que se hace sobre el pliegue natural de los párpados superiores. Lo que hace es eliminar el tejido sobrante de esta parte de los párpados causado por el envejecimiento. También se puede eliminar parte de las bolsas de grasa del párpado superior si el paciente las presenta. Aunque sigue tratándose de una incisión, la diferencia entre las anteriores es que se lleva a cabo por dentro del párpado inferior. Es la técnica más común entre los pacientes con casos más leves, que no tienen unas bolsas muy pronunciadas o el párpado está un poco caído.

La ventaja principal de esta técnica es que no requiere sutura y no se manipula ni el músculo ni la piel. Además, al ser una incisión en esta zona, no quedan cicatrices cutáneas visibles y la recuperación es mucho más rápida. 

Una recuperación rápida y prácticamente indolora

Al realizarse una operación de este calibre, sobre todo porque la vista es una zona muy delicada, muchos pacientes temen que la recuperación sea tediosa y dolorosa, pero nada más lejos de la realidad. 

Es cierto que cada cuerpo es un mundo, por lo que cada persona puede cicatrizar de una forma u otra pero, en términos generales, se trata de un postoperatorio sencillo.

No es necesario el ingreso hospitalario y poniendo en práctica todos los consejos médicos se puede volver a la vida normal rápidamente.

Las horas más molestas son las primeras 48 – 72. Durante estos días la zona suele estar visiblemente inflamada y con picor, por lo que se suele aplicar tratamiento oftalmológico para hacerlo más llevadero. 

La recuperación total dura aproximadamente un mes. Durante este tiempo es imprescindible evitar actividades que requieran grandes esfuerzos como agacharse o levantar peso.

Por lo general, la primera revisión se hace una semana después de la intervención, la siguiente a los quince días y la última pasado un mes. Treinta días más tarde tu mirada habrá recuperado su calidez original y podrás ver el mundo con otros ojos.

Ahora que sabes todo sobre la operación de párpados caídos, sus tipos y la sencillez de su postoperatorio, podrás tomar una buena decisión si te planteas someterte a esta operación. Eso sí, si vas a dar el paso, hazlo con garantía.

Confía en un equipo de profesionales expertos, con experiencia en este tipo de operación y que sea capaz de asesorarte para asegurarte los mejores resultados. Desde IML podemos ayudarte a conseguir tu objetivo: volver a tener una mirada fresca y juvenil.

Reserva ahora tu consulta gratuita

    Comentar