Consejos IML
mujer con nevus en cara

Cómo tratar un nevus en la cara, las mejores técnicas

Certificado por Responsable de Redacción de IML

Los nevus en la cara, también conocidos como nevus pigmentados, son manchas cutáneas benignas que aparecen en un elevado porcentaje de la población. Estas pigmentaciones que pueden ser de diferentes formas, tamaños e incluso colores, aparecen en el rostro a lo largo de la vida de una persona por diferentes factores como la genética o aspectos medioambientales. Además, los nevus en la cara pueden oscurecerse con el paso del tiempo, especialmente con la exposición solar o durante etapas de la vida como el embarazo. También pueden perder pigmentación e incluso desaparecer con la edad.

Pero, ¿los nevus en la cara son peligrosos? ¿Afectan de alguna manera a nuestro cutis o a la zona donde están presentes? Desde IML (Instituto Médico Láser) resolvemos esta y otras dudas sobre los nevus faciales.

Cómo afectan los nevus a la cara

Muchas son las personas que creen que los nevus en la cara afectan de alguna manera al organismo o, al menos, a la zona de la piel donde se encuentran. El crecimiento que algunos nevus faciales experimentan con el paso del tiempo puede llegar a confundir a los pacientes que los padecen. Sin embargo, la gran mayoría de nevus en la cara no provoca dolor ni deriva en complicaciones dermatológicas mayores. Una persona con nevus facial puede llegar a sentir picor o alguna mínima molestia. Por ello, es frecuente querer eliminar estas marcas por temas estéticos.

Hoy en día existen diferentes técnicas con las que eliminar esta pigmentación para siempre. Así, en IML trabajamos con diferentes herramientas vanguardista como el láser de CO2 para garantizar un resultado óptimo y satisfactorio para el paciente.

mujer sonriendo

Tipos de nevus más comunes

En rasgos generales, existen dos tipos de nevus melanocíticos: los nevus melanocíticos congénitos (presentes ya al nacer) y los nevus melanocíticos adquiridos (aparecen a lo largo de la vida). Además, existen otro tipo de nevus en la cara menos frecuentes denominados nevus atípicos.

  • Nevus melanocíticos congénitos: son los adquiridos al nacer. Su tamaño puede variar dependiendo de la persona (desde los pocos milímetros hasta varios centímetros). En caso de presentar el conocido como melanocítico gigante, sí que puede suponer un riesgo para el estado de la piel de la zona. Con el fin de evitar complicaciones, deberás acudir a un dermatólogo para poder analizar tu caso de manera personal y encontrar el tratamiento adecuado para frenar el crecimiento de dicho nevus o eliminarlo por completo si fuera posible.
  • Nevus melanocíticos adquiridos: son las lesiones dermatológicas que aparecen con el paso del tiempo. Existen infinidad de nevus melanocíticos adquiridos dependiendo de su tamaño, coloración y localización. Además, con los años pueden cambiar el tono de la pigmentación, mostrarse más elevados e incluso cambiar de forma. Es importante tener en cuenta que suelen ser más abundantes en las zonas de la piel que están expuestas al sol.
  • Nevus atípicos: como su propio nombre indica, los nevus atípicos son menos convencionales que los ya nombrados anteriormente. Pueden presentar bordes irregulares o formas diferentes y poco comunes. A pesar de su feo aspecto, no suponen consecuencias malignas para las personas pero sí es cierto que, si se cuenta con un número elevado, se puede llegar a tener un mayor riesgo en el desarrollo de melanomas.

Es importante remarcar la importancia de acudir al dermatólogo ante la aparición o cambio de aspecto de cualquier mancha o pigmentación cutánea. A pesar de que creamos que puede ser un lunar común, es fundamental que sea un médico especialista quien analice las manchas de la piel y nos oriente con los diferentes tratamientos y técnicas disponibles. En IML contamos con un amplio equipo de expertos dermatólogos que estarán encantados de poder recibirte en una primera consulta gratuita y analizar tu caso de manera totalmente personalizada.

Reserva ahora tu consulta gratuita

Comentar