Consejos IML

Cómo hacer tu propia crema hidratante corporal casera

Certificado por Responsable de Redacción de IML

Una crema hidratante corporal es un producto estético que mejora la salud de la piel y la hace más brillante y luminosa. En ocasiones ocurren sucesos impredecibles y por falta de tiempo o cualquier otra circunstancia es imposible adquirir la crema que se utiliza con regularidad. Una solución rápida y efectiva es fabricarla en casa.

Si se dispone de productos naturales y de enseres habituales de cocina en unos minutos se puede tener preparar ese producto que da vida a la piel. En este artículo te explicamos cómo hacer tu propia crema hidratante corporal casera y pasar un buen rato creando con tus propias manos un producto muy beneficioso.

Cómo hacer tu propia crema hidratante corporal casera

Para elaborar una crema hidratante casera es necesario hay que seguir un proceso con el objetivo de crear un bálsamo uniforme que se adhiera a la piel y no quede excesivamente líquido. Lo mejor es usar siempre productos totalmente naturales.

  1. Productos líquidos para la fase acuosa
  2. Productos más densos para la fase oleosa
  3. Elementos que sirven para unir diferentes texturas
  4. Refuerzo con conservantes

Productos líquidos para la fase acuosa

La crema hidratante tiene que ser agradable al tacto. Por eso es necesario utilizar elementos como infusiones, extractos de aloe vera o agua destinada. Todos estos productos se pueden encontrar en una casa y aportan a la crema textura y consistencia.

Productos más densos para la fase oleosa

Este paso es el que determina la calidad de la crema. Sirve para dar un aspecto sólido y cremoso al producto final. Para llevarlo a cabo hay que añadir elementos como los aceites vegetales puros o la manteca natural a los productos empleados en la fase anterior.

Elementos que sirven para unir diferentes texturas

Las fases anteriores no sirven de nada si todos los elementos que se utilizan no quedan unidos. Para realizar este paso es necesario hacer una emulsión. La más común es la de aceite y agua, aunque se pueden dar otras combinaciones que contribuyan a hacer una sustancia de características similares a las de una crema.

Refuerzo con conservantes

Los aceites esenciales son un buen conservante. Este paso es opcional, pero sirve para evitar que haya que guardar la crema en la nevera y quede fría cada vez que se utilice. Además, los conservantes ayudan a que se conserve durante unos meses.

Para elaborar una crema hidratante corporal casera es necesario utilizar una serie de materiales como dos boles pequeños, un envase para guardar la crema, una batidora, una olla, y unas pinzas. También es necesario un termómetro de cocina para medir la temperatura exacta del compuesto y adaptarla a las características de la piel.

Si quieres obtener más información sobre las mejores cremas hidratantes para tu piel. Puedes disfrutar de la primera consulta gratuita y personalizada que ofrecemos en el Instituto Médico Láser, dónde uno de nuestros expertos hará un diagnóstico y te indicará cuales son los elementos más salubres para tu piel.

Comentar