Consejos IML
septos fibrosos

Septos fibrosos: la clave de la flacidez

Certificado por Dr. Javier Moreno Moraga

Hoy en día, gracias a Renuvion ya es posible tratar con seguridad y máxima eficacia la estructura responsable de la firmeza de la piel: los septos fibrosos.

¿Qué son los septos fibrosos?

Los septos fibrosos son un conjunto de fibras de colágeno y elastina que forman la red tridimensional responsable de la tersura y compresión de la piel.

Están presentes tanto en el tejido conjuntivo como en la fascia muscular y tienen como objetivo sostener y tabicar la grasa, así como unir la superficie de la piel a estructuras más profundas.

Los septos fibrosos son fibras de colágeno que forman una red tridimensional

La presencia de los septos fibrosos varía según las zonas corporales. En orden descendente, estos son los porcentajes de septos fibrosos en cada región:

  • Región lumbar: 90% de septos gruesos.
  • Glúteos: 90%.
  • Espalda: 80%.
  • Bajo abdomen: 70%.
  • Trocánteres: 70%.
  • Parte alta del abdomen: 50%.
  • Cara anterior del muslo: 50%.
  • Papada: 40%.
  • Cara interna de muslos: 30%.

¿Por qué se afloja la piel?

El paso del tiempo produce cambios importantes en todas las capas de la piel que tienen como consecuencia su aflojamiento, laxitud o flacidez.

  • Epidermis. Es la capa más superficial. El proceso de renovación celular es cada vez más lento según cumplimos años, lo que produce que la epidermis pierda sujeción con la dermis (capa intermedia).
  • Dermis. El envejecimiento conlleva una reducción de las fibras de colágeno que hacen que la capa intermedia de la piel pierda grosor.
  • Hipodermis. Los tabiques que sostienen el tejido graso son cada vez menos firmes, por lo que la hipodermis se despega de la fascia muscular.

¿Es posible devolver la firmeza a los septos fibrosos?

Para devolver la firmeza al entramado fibroseptal es necesario que el colágeno alcance los 85ºC, un calentamiento que produce la contracción inmediata de los tabiques y la liberación de las proteínas de choque térmico y, con ella, la síntesis de nuevas fibras colágenas y elásticas.

Tradicionalmente no era posible aplicar tal temperatura sin producir daños en la superficie de la piel o en estructuras adyacentes a los septos (vasos, nervios, etc).

Gracias al desarrollo de la técnica Renuvion ya sí es posible contraer los septos fibrosos con eficacia y seguridad, ya que actúa de forma selectiva sobre la red fibroseptal, respetando el resto de tejidos y estructuras, sin afectar a la superficie de la piel.

El Dr. Moreno, director de IML, explica qué son los septos fibrosos

¿Cómo funciona Renuvion en la corrección de la flacidez?

Renuvion Jplasma es el primer equipo que actúa en el plano subdérmico para producir una contracción intensa de los septos fibrosos, la dermis y la fascia muscular.

Consiste en aplicar bajo la piel helio ionizado, un gas muy ligero que tiene la capacidad de producir calor suficiente como para contraer la malla fibroseptal y la fascia que recubre el músculo y la dermis, pero con la ventaja añadida de producir un enfriamiento instantáneo.

Renuvion eleva la temperatura del colágeno hasta 80ºC en tiempos muy cortos, lo que produce la contracción inmediata de los septos fibrosos al tiempo que mantiene intactos los tejidos circundantes, cuya temperatura no aumenta más de 4º C.

¿Cómo es el procedimiento con Renuvion?

El procedimiento más avanzado y eficaz contra la flacidez es ambulatorio, es decir, sin necesidad de ingreso hospitalario. Se realiza bajo anestesia local y sedación suave y sólo requiere descansar los dos o tres días siguientes.

Se realiza una incisión milimétrica por donde se introduce una guía muy fina mediante la que se aplica el helio ionizado sobre los septos fibrosos.

Tras aplicarlo se coloca una prenda de compresión en la zona tratada para optimizar los resultados y la recuperación, y el paciente puede regresar a su domicilio ese mismo día.

¿Qué cambios se perciben en los septos fibrosos?

Renuvion produce una contracción inmediata de los septos fibrosos y de la fascia muscular, lo que comporta una reafirmación intensa de los tejidos.

Además estimula la generación de nuevas fibras de colágeno y elastina en la dermis.

Esta mejoría adicional se produce en los meses posteriores al tratamiento, por lo que los resultados deben valorarse transcurridas varias semanas.

Comentar